jueves, 24 de diciembre de 2015

Maravillosamente jodida, jodidamente maravillosa.

En la misma noche me han invitado al primer piso de un edificio de once, hecho de papel y cartón; he bebido un ponche invisible; me he sentado en el sofá del paraíso y me han besado incontables veces las mejillas. 

He sonreído y he fruncido el ceño. Sin duda más de lo primero. 

Me he sentido otra vez infante y a la vez demasiado mayor. Pero en mi sitio; en el de siempre. 

He olido uno de esos olores que forman parte del recuerdo y he apostado todo a mi intuición como me ha enseñado el tiempo. 

He entendido que la vida merece tanto la pena como quieras ser feliz en ella. 

Que es maravillosamente jodida y jodidamente maravillosa 
a partes iguales. 

Bloody

1 comentario:

  1. Tu si que erea jodidamente maravillosa, lo que pasa es que no puedes sentirte "demasiado grande" siendo tan pequeñaaa ❤-Tu admirador bohemio.

    ResponderEliminar