martes, 3 de febrero de 2015

Tengo.

Tengo una botella vacía en la que no me cabe todo lo que quisiera decirte. 

Un móvil de esos que mucha tecnología punta, pero no se autodestruye si pretendo llamarte a las cinco de la mañana para pedirte que tú también me eches de menos.
Casi tanto como yo a mí.

Tengo un cuaderno intacto, lo suficientemente blanco para izar bandera.
Y firmar la paz a base de besarnos con violencia.

Tengo muy mala memoria, o peor, cruel memoria que no me deja olvidarte. 

Tengo una máscara oscilando en el contorno de mis costillas.
Tengo un muro levantado para que no se vea que detrás no quedan ni siquiera ruinas.

Tengo el espacio justo que hace falta para llevarme el frío a todas partes. 

El invierno no existe, sólo es un montón apilado de miserias.

Tengo ganas de bailar, pero ya no hay nadie que me saque de mis casillas.

Tengo veinte relojes y ninguno está a la hora de llegar a tiempo.

En realidad no tengo nada que ofrecerte, pero coge lo que quieras.

Bloody.

2 comentarios:

  1. Me encanta!!! Te descubro y te sigo!! Buenas letras

    ResponderEliminar
  2. Si por "nada" se entiende "todo", bien. Yo cogería más de una cosa :)

    Precioso.

    ResponderEliminar