lunes, 13 de octubre de 2014

Que no llueva.

Me he quedado en blanco, caso con todas las palabras que me sangran a borbotones de los dedos.
Roja también, en la punta de los labios de moderlos, de querer acallar a cada monstruo.
De buscar el mes de Abril solo porque Mayo duele más y más despacio.

Me he quedado, que no es poco y cuesta mucho. Que se dice pronto y se acaba ¿cuándo?

Tres noches más sin dormir y la tristeza tornará en hoja perenne. Me voy a quedar antes sin flores, que sin fuerzas.

'Virgen de la cueva, por favor, que ahora no llueva'.
Que tengo un mar en las pestañas desbordándose de invierno. 
Y va a llegar Diciembre y la sequía de las noches nos va a quebrar el sueño.

Todo lo que había imaginado ha sido lo contrario, he despedido a mi imaginación por puta. Me ha vendido un futuro falso, entre cartas surcadas de engaño.

Me han leído las líneas de la mano y me han dicho que están más abarrotadas de desilusiones que la línea 10 en hora punta cualquier día de trabajo.

Me han contado más cuentos de los que he podido leer. Y lunares, de los que tengo.

Me he encontrado en un intento suicida de perderme, me he llevado a casa acurrucándome en el suelo muy fuerte.

'Virgen de la cueva, por favor, que ahora no llueva', que tal vez pregunten si he sido yo o si ha sido él.

Bloody.

No hay comentarios:

Publicar un comentario