sábado, 30 de agosto de 2014

Ven.

Dice la causalidad que hoy no y mañana tampoco,
 las malas lenguas que peores son sus dueñas,
el hombre del tiempo que ojalá poder pararlo y yo que 'ven'.

Ven con todo, no dejes nada,
de verdad que esto es muy importante.
Que vengas todo tú y con las manos vacías.
Luego agárrame fuerte de todas las formas que se te ocurran
y bailemos, de todas las formas que sepamos.
Dímelo todo de una vez, en serio,
todo,
sin pararte a respirar siquiera.
Después yo y nos callamos para siempre.

A los demás también.

Para morirnos de la risa mirándole a los ojos al futuro.
Cógeme de la mano y verás si salimos a la calle
y nos condenan por ser distintos a ellos.
Es decir, igual, sólo que no tienen ni idea.

Vamos a tener miedo como todos y a vivir como nadie.

Nada de alas, ¿para qué?
 Para llegar a arriba y ver sus tristes vidas.
Nada de volar, quédate anidando dentro de mí toda la noche
 y que nos nazcan flores del pecho.
Deja que crezcan.
Arráncalas sólo si te vas.
Venga, vamos a seguir bailando,
con  los ojos cerrados
y la boquita abierta lanzando amor.

Bloody.